En 1935, una compañía de cómicos de la legua se hospedó durante unos días en la pensión de la calle Toledo de Ubrique

El estudio de los padrones de Ubrique que se conservan en el Archivo Municipal revela datos curiosos y sorprendentes de la vida cotidiana del pueblo. En el de 1935 encontramos en la pensión de la calle Toledo, 37, a miembros de lo que probablemente era una compañía de la legua.

Entre los hospedados estaban Manuel Martínez Sierra, de 34 años de edad, natural y vecino de Lora del Río (Sevilla), y Camilo Morales Ruiz, de 30 o 36 años –la segunda cifra no se distingue bien–, de Sanlúcar, casado probablemente con la también huésped Petra Vidal Guavino, de 38, natural de Elda (Alicante), residentes ambos en Cádiz.

comicos-de-la-legua-mediodia.org_Otros dos matrimonios de actores viajaban con sus hijos. Uno era el formado por Francisco Benito Pastrana y Juana Salas Carvajal, de 38 y 29 años, natural de Tarragona el primero y deAlmendralejo (Badajoz) la segunda y residentes oficialmente en la localidad pacense de Los Santos de Maimona. El otro lo integrabanManuel Quiroga Domínguez y Luisa Benítez Fernández, ambos de 43 años, naturales deCórdoba y Ronda, respectivamente, y avecindados en la primera ciudad.

En el casillero de profesión de todos ellos se indica “del teatro”. Cuando el agente censal pasó por la pensión de la calle Toledo llevaban en Ubrique 8 días.

Nos invita a pensar que eran cómicos de la legua la dispersión geográfica de la ciudades donde habían nacido los hijos de los hospedados. Los vástagos deFrancisco y Juana eran Florencio, de 10 años, nacido en Éibar (Guipúzcoa),Amalia, de 6, natural de Monesterio (Badajoz), y Manuel Pastrana Salas, de año y medio, de Vilches (Jaén). Los hijos de Manuel y Luisa eran Manuel, de 16 años, sevillano de nacimiento, y Juan Quiroga Benítez, jieenense (5 años de edad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *