El asesinato del alcalde de Ubrique Cristóbal Toro Orellana el 11 de marzo de 1871- 2/3: Dónde y cómo lo mataron

MANUEL ZALDÍVAR ROMERO / JOSE MARÍA GAVIRA VALLEJO

(<< Viene de la primera parte)

A Toro quizá lo mataron en la confluencia de la calle Botica y el callejón de los Janeiro

Si dos vecinos de la calle Botica fueron testigos del asesinato, es natural pensar que fue en aquella vía donde se produjeron los hechos. Pero es mas: tenemos un documento del que quizá podamos deducir en qué lugar exacto de la calle Boticafue muerto Cristóbal Toro Orellana. Se trata de una carta que escribió una vecina de Ubrique a su marido al día siguiente del crimen  (el año de la data es erróneo) en la que la remitente dice que al alcalde lo mataron “en la puerta de Don Fernando”, e incluso da la hora del atentado: las “8 y media de la noche”.

asesinato alcalde cristobal toro
¿Y quién era este Don Fernando? Casi con toda seguridad se trataba deFernando Suárez Otero, médico-cirujano del pueblo desde el 1 de enero de 1858, según datos del padrón de 1859 que se conserva en el Archivo Histórico Municipal de Ubrique. Era natural de San Fernando y tenía en la fecha del censo 29 años, por lo que debió de nacer en 1830. Estaba casado con Inés Peña Vargas, de 28 años, de Jerez. Vivían entonces en la calle Real, pero pronto se trasladaron a la cercana calle Alcantarilla (hoy Botica), concretamente al número 20, según figura en el padrón de 1861. (En la misma calle, en el número 17, residieron por poco tiempo un hermano suyo, Cayetano, su esposa y dos hijos. En cuanto al médico, en torno a 1865 era también juez municipal de Ubrique, según la Guía de Sevilla, su provincia de ese año. Y, como veremos, tenía muy buenas relaciones con el alcalde.)

imageEn 1870 seguía habitando en la misma calle pero en el número 2, según el padrón municipal. Su casa era, pues, la primera de la actual calle Botica, en la acera de la derecha según se llega a ella desde la plaza del Ayuntamiento. Esta vivienda está frente a la salida delcallejón de Janeiro. Por lo tanto, estos datos parecen apuntar a que Cristóbal Toro fue asesinado en el punto donde confluyen el callejón de Janeiro y la calleBotica.

image_thumb6
Probablemente el alcalde salió de su casa en la plaza de la Carnicería (hoy de la Verdura) y enfiló el callejón de Janeiro para dirigirse al Ayuntamiento, donde, por ser sábado, habría reunión municipal (en aquella época se celebraban ese día de la semana). Además, el pueblo (y toda España) estaba inmerso en el proceso electoral que se inició el miércoles anterior, 8 de marzo, y que se prolongó durante varios días posteriores en algunas localidades.

El punto donde el callejón de Janeiro desemboca en la calle Botica es ideal para sorprender a alguien. La siguiente foto de Ángel Pablo lo demuestra.

image_thumb20
Asesinato alcalde ToroEn la imagen sobre estas líneas se ve, a la izquierda, de frente, el estrecho callejón de los Janeiro, con la plaza de la Carnicería al fondo. A la derecha arranca la calle Botica; la primera casa de la acera derecha era la del médico Fernando Suárez. El alcalde, que vivía en la plaza de la Carnicería, necesariamente tenía que pasar por el callejón para llegar al Ayuntamiento, que queda a 25 metros a la espalda del espectador.

Era de noche, pero en esta confluencia de calles habría alguna luz de petróleo. Suficiente como para que el farmacéutico y el barbero, que vivían en la calle Botica a poco más de 50 metros de este punto, pudieran ver algo. De hecho, en el acta del Registro Civil se les cita como testigos y, por otra parte, varias fuentes señalan el número de individuos que atacaron al alcalde. Por lo tanto, alguien tuvo que verlos.

¿Cómo y hacia dónde huirían los asesinos (si es que huyeron)? Para proponer alguna hipótesis habría que tener en cuenta que el cuartel de la Guardia Civil estaba en aquella época en la calle de los Morales, como se puede deducir de datos contenidos en los padrones de 1861, 1870 y 1873 (en el de este último año se menciona a 5 guardias habitantes del cuartel). (El cuartel estuvo también en la calle Carnicería, pero un poco más tarde; al menos, en 1880, según el padrón de ese año.) Es decir, la fuerza pública estaba al sur de la población, lo que hace dudar de que los asesinos huyeran por la calle de San Sebastián hacia la carretera de Cortes. Más bien irían calle Real arriba buscando la Calzada.

image_thumbCadáver del presidente del Consejo de Ministros y líder del Partido Liberal José Canalejas, asesinado el 12 de noviembre de 1912 mientras miraba el escaparate de una librería de la Puerta del Sol de Madrid.

Eatá a favor de nuestra hipótesis de que el alcalde de Toro murió al inicio de la calle Botica, por un lado, la mencionada carta que la señora de Ubrique le dirige a su marido al día siguiente para contarle, asustada, los hechos:

(…) hanoche a la 8 1/2 de la noche mataron a Dn. Cristoba Toro el larcarde en la puerta de Dn. Fernando que yba para su casa entre dos o tres que se rodearon de el hoy lo an enterado si bieras que susto yebo todo el pueblo y en casa tambien lo yebamo, se oyo un tiro y de seguida seramos la puerta (…)

Y por otro, este suelto que apreció en El Progreso de Jerez el día 15:

ASESINATO CRISTOBAL TORO PRENSA - LOSCALLEJONES5U

Fray Sebastián, en su Historia de la Villa de Ubrique, dice esto:

(…) el 11 de enero (sic) de 1871 un grupo de republicanos asesinaba, al salir del cabildo, al dicho alcalde don Cristóbal Toro. Dos individuos lo sujetaron fuertemente, mientras otro le disparaba la pistola sobre el cráneo, quedando, según unos, muerto en el acto, y, según otra versión, quedando moribundo y expirando en su casa.

El historiador ubriqueño se basa en los Opúsculos de Francisco Mateos Gago:

El alcalde Toro fue asesinado al salir de las Casas Capitulares de la villa de Ubrique, en la oscuridad de la noche. Dos o tres hombres le sujetaron fuertemente, mientras otro le aplicó la boca de un revólver sobre el cráneo. Cayó muerto en el acto, dejando cinco hijos en la orfandad.

Dice que al alcalde lo mataron al salir de las Casas Capitulares. Podría ser. Pero nosotros, como ya hemos dicho, pensamos más bien que fue al dirigirse a ellas. Nos basamos en este texto redactado en el libro de Actas Capitulares (AHMU) esa misma noche por el secretario accidental del Ayuntamiento, Fernando Santillana:

En este día no ha podido celebrarse sesión ordinaria por no haberse reunido el ayuntamiento por consecuencia de las elecciones y haber sido asesinado el Sr Alcalde D Cristóbal Toro. Lo que hago constar por la presente que firmo y de que certifico.

image_thumb14

Curiosamente, sobre esa tétrica anotación está la firma del alcalde al pie del acta anterior, fechada el sábado 4 de marzo. Puede que fuera la última firma que hizo en su vida.

——————————

Las tres partes de este artículo:

1. El asesinato del alcalde de Ubrique Cristóbal Toro Orellana el 11 de marzo de 1871- 1/3: El suceso

2. El asesinato del alcalde de Ubrique Cristóbal Toro Orellana el 11 de marzo de 1871- 2/3: Dónde y cómo lo mataron

3. El asesinato del alcalde de Ubrique Cristóbal Toro Orellana el 11 de marzo de 1871- 3/3: Por qué lo mataron

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *