Dos alcaldes de Ubrique y Tarifa de 1936 vivían el año anterior en la misma calle (Rodríguez Piñero) casi frente por frente

imageEn el padrón de Ubrique de 1935 que se conserva en el Archivo Histórico Municipalhe encontrado datos correspondientes a dos alcaldes, uno que lo fue de este pueblo (Manuel Arenas Guerrero) y otro de Tarifa, Amador Mora Rojas, el cual, estando suspendido de su cargo, fue destinado a Ubrique como maestro, según se ha contado en esta misma revista.

Arenas vivía en la calle Santiago Rodríguez-Piñero, la cual se llamó así solo durante cinco años, como ha explicado el historiador Fernando Sígler. Esta calle hasta 1931 se llamaba de Sagasta (hoy Botica), pero el primer  Ayuntamientoubriqueño de la Segunda República  le puso el nombre de Rodríguez-Piñero, que era un diputado de Cádiz por el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux. Este fue el diputado más votado en Ubrique  en las Cortes Constituyentes. Incluso fue nombrado hijo adoptivo del pueblo. Pero poco a poco se fue abriendo una brecha  ideológica entre él y sus correligionarios ubriqueños por evolucionar el político gaditano hacia posiciones más de derechas.

Manuel Arenas Guerrero - Antonio MoralesSegún Sígler, fue precisamente Manuel Arenas Guerrero, El Americano (a la derecha, fotografía del archivo del historiador Antonio Morales Benítez) como miembro de Izquierda Republicana en la Gestora del Frente Popular, quien propuso que se le quitara el nombre deRodríguez-Piñero a la calle en la que él precisamente vivía, como lo demuestra el padrón de 1935. También le fue revocado a Piñero el título de hijo adoptivo. La calle pasó a denominarseManuel Azaña desde marzo de 1936. Arenas fue posteriormente alcalde de Ubrique, aunque solo durante 17 días, del 10 al 27 de julio de 1936, fecha en que fue fusilado por los sublevados, que cambiaron de nuevo el nombre a la calle llamándola José Antonio Primo de Rivera.

imageSegún el padrón, Manuel Arenas tenía 47 años en 1935 y vivía con su mujer,Luisa Duffour Manuguet, de la misma edad; su hijo, Manuel Arenas Duffour (18 años); y una sirvienta llamada María Gallego Borrego, de 22 años de edad. Esta no sabía leer.

Entre los datos figura que la madre y el hijo eran de nacionalidad argentina. Al parecer, precisamente esta circunstancia salvó a Manuel Arenas Duffour de ser fusilado junto a su padre.

Consta también que el padre era industrial (panadero) y el hijo estudiante. Y que en Ubrique la familia llevaba en 1935 seis años viviendo. Un simple cálculo indicaría que vinieron de Argentina en 1929.

imageSin embargo, en la solicitud de inscripción que presentó la familia en el padrón del 1 de diciembre de 1930 se indica que en ese momento llevaban en Ubrique 4 meses. Vivían en la calle Presbítero Francisco Guerrero (también llamada Progreso) número 30.  El hijo tenía en la fecha del padrón 13 años y se deduce por los datos que estaba estudiando en Ronda. Él y su madre habían nacido en la ciudad deBuenos Aires. Curiosamente, a día 1 de diciembre Manuel Arenas no se encontraba en Ubrique, sino en “América“. Probablemente, había viajado de nuevo allí para cerrar definitivamente algunos asuntos pendientes.

 

Amador Mora Rojas

amador-mora-largo-caballero-ubrique-mediodia.org_Muy cerca de donde vivía Arenas Guerrero, en la misma calle, en el número 23 (probablemente casi frente por frente), residió durante su estancia como maestro en Ubrique el que era alcalde (suspendido) de Tarifa Amador Mora Rojas, socialista, que también tuvo un trágico fin en la Guerra Civil. En otro artículo de esta revista se reproduce una carta que envió Mora  a Largo Caballero el 30 de noviembre de 1935. Pero, curiosamente, aunque la calle se llamaba entonces oficialmente deRodríguez-Piñero (y así consta en el padrón) en el encabezamiento de la carta él indicó “Sagasta 23”. Probablemente, el pueblo nunca dejó de llamarla así…
imageLa casa donde residía Mora era una pensión. En ella habitaba también la familia Reguera Arenas:

Al parecer, en esta pensión se quedaban algunos de los docentes que estaban destinados en Ubrique, ya que además de Mora vivía allí la maestra Consuelo Vega Domínguez, de 38 años, soltera, natural de Villamartín. Cuando se redactó el padrón esta maestra llevaba dos años en Ubrique. Mora llevaba 6 meses y figuraba como transeúnte. Habitaba también la pensión un comerciante deGrazalema de 27 años llamado José Romero, que por entonces llevaba 8 meses en Ubrique.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *